"2019, AÑO POR LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER"


Bachillerato Integral Comunitario No. 13     Clave: 20EBD0013H


     Historia de Santiago Xanica


 La fundación del pueblo empezó cuando 40 personas originarias de San Pablo Mitla supieron que había tierras comunales cerca de un río que estaba rumbo al mar. Fueron a buscar al señor gobernador para pedirle permiso y decirle que había bastante gente y que querían fundar su propio pueblo. El gobernador dijo que sí se las regalaba, pero que quedaban muy lejos, en un lugar cerca de un río: “Si quieren ir pues vayan, a ver si lo encuentran. Pero mejor vayan a preguntar a Miahuatlán a ver si saben dónde hay tierras que nadie haya agarrado”.

 

Fueron a Miahuatlán para hablar con ese presidente. Las personas preguntaron por tierras comunales que estaban en un lugar cerca del río. Él les dijo que no conocía ese lugar y que mejor fueran a preguntar con las personas de San Pedro Pochutla. Al llegar a San Pedro dijeron lo mismo, sobre las tierras comunales que quedaban en un lugar cerca del río. Esas personas respondieron que no sabían sobre ese lugar y los mandaron a Huatulco, que era el lugar más lejano o retirado porque estaba en la orilla. Se pusieron en marcha y tomaron camino a Huatulco.

 

Llegaron por fin en ese lugar y se fueron derechito con las autoridades. —Nosotros venimos desde muy lejos en busca de tierras comunales, pero nadie sabe sobre ese lugar. —Nosotros colindamos con el río Copalita, pero quién sabe si es ese lugar el que buscan ustedes. Mejor vayan a preguntar a Santa Cruz Ozolotepec.

 

Sin perder tiempo agarraron su camino a Santa Cruz. Cuando al fin llegaron se fueron derecho con el presidente y le preguntaron por tierras comunales que quedaban en un lugar cerca del río. —Ese lugar que buscan es muy montañoso, pero si lo quieren podemos acompañarlos. La fundación del pueblo empezó cuando 40 personas originarias de San Pablo Mitla supieron que había tierras comunales cerca de un río que estaba rumbo al mar. Fueron a buscar al señor gobernador para pedirle permiso y decirle que había bastante gente y que querían fundar su propio pueblo. El gobernador dijo que sí se las regalaba, pero que quedaban muy lejos, en un lugar cerca de un río: “Si quieren ir pues vayan, a ver si lo encuentran. Pero mejor vayan a preguntar a Miahuatlán a ver si saben dónde hay tierras que nadie haya agarrado”.

 

Fueron a Miahuatlán para hablar con ese presidente. Las personas preguntaron por tierras comunales que estaban en un lugar cerca del río. Él les dijo que no conocía ese lugar y que mejor fueran a preguntar con las personas de San Pedro Pochutla. Al llegar a San Pedro dijeron lo mismo, sobre las tierras comunales que quedaban en un lugar cerca del río. Esas personas respondieron que no sabían sobre ese lugar y los mandaron a Huatulco, que era el lugar más lejano o retirado porque estaba en la orilla. Se pusieron en marcha y tomaron camino a Huatulco.

 

Llegaron por fin en ese lugar y se fueron derechito con las autoridades. —Nosotros venimos desde muy lejos en busca de tierras comunales, pero nadie sabe sobre ese lugar. — Nosotros colindamos con el río Copalita, pero quién sabe si es ese lugar el que buscan ustedes. Mejor vayan a preguntar a Santa Cruz Ozolotepec. Sin perder tiempo agarraron su camino a Santa Cruz. Cuando al fin llegaron se fueron derecho con el presidente y le preguntaron por tierras comunales que quedaban en un lugar cerca del río. —Ese lugar que buscan es muy montañoso, pero si lo quieren podemos acompañarlos.

 

Por favor, vamos a ver dónde queda la tierra comunal. —Vamos, se los enseñaremos, a ver si les gusta. Los acompañaron los del municipio y les enseñaron Kyiy’Yabyu’,14 con quien colindaban. Pusieron un mojón allí, otro en el potrillo “Aguacate” y otro en el cerro de “Santa Cruz”. Siguieron caminando y pasaron por Kyiy’Msiy hasta llegar a la colindancia de San Mateo Piñas, donde está “Llano Oscuro”. Luego regresaron a Santa Cruz y allí durmieron. Al amanecer les dijeron: —A ver si nos acompañan otra vez para enseñarnos la punta del sereno. Los acompañaron los regidores y les enseñaron que hasta ahí llegaba su colindancia. —Vayan a ver si encuentran dónde formar el pueblo. Encuentren un lugar en el que haya agua.

 

Bajaron por el cerro del camino de Santa Catarina Xanaguía. Ahí encontraron agua, pero era muy poca y no alcanzaba para todos. En ese pocito el agua era poca, pero el lugar era plano; un buen lugar para establecerse. Más debajo de ahí encontraron bastante agua que alcanzaba para toda la gente. Bajaron para ver el lugar y ahí formar un pueblo. Bajaron por toda la orilla del cerro y llegaron por el camino de San Andrés, por donde vive el señor Fidencio. Ese lugar era bueno y decidieron que ahí iban a formar el pueblo, pero fueron a buscar agua.

 

 Encontraron dos lugares: el río de “Agujeros”, arriba donde vive Fidencio, y el otro que se llama río “Pozo de Tierra”. Ahí había bastante agua, pero quedaba lejos del pueblo. Se regresaron a Santa Cruz, camino de San Gregorio Ozolotepec, que quedaba más cerca de Miahuatlán. Se fueron y pasaron por “La Palma”, después pasaron por Miahuatlán y luego llegaron a Oaxaca, a su pueblo anterior. Hablaron con el presidente y le dijeron: —Sí encontramos tierras, pero tuvimos que caminar varios días. Fuimos a dar la vuelta a Huatulco y a Santa Cruz.

 

Regresaron a donde iban a formar el pueblo y empezaron a sembrar maíz en el cerro, también nopales para gusanos15 y fueron a traer hongos. Para pintar costaba mucho, 25 pesos una libra, que en aquel tiempo era un kilo. También sembraron algodón para hacer su ropa.16 Estuvieron trabajando como 150 años allá en el cerro. Una muchacha que se llamaba Aurelia Mendoza le dijo a Mariano Reyes que la acompañara a recoger agua al pozo llamado kyaaw nihs iluu. —Vamos a traer agua. Salieron los dos y llegaron al pozo. Estando dentro Mariano tocó a la mujer, cuando en eso Ma’l Nihs salió y grito arriba del hoyo y los tapó en la cueva con una tarraya. Se asustaron mucho y no pudieron salir.

 

Entonces tres niños se fueron a traer agua y oyeron que un animal gritaba muy fuerte. Se asustaron y vieron un animal pinto que estaba detrás de la cueva. Luego llegaron dos señores y les preguntaron qué hacían: —Venimos a traer agua, pero estaba una culebra gigante en la cueva; por eso tuvimos miedo de ir al pozo. —A ver si es cierto.

 

Pero no se animaron a ir al pozo. Llamaron a los padres de Mariano y Aurelia para contarles lo que había pasado. Ellos dijeron que nunca habían visto eso. Fueron para avisar al municipio, pero ellos dijeron lo mismo, que nadie había visto eso. Llamaron a los más ancianos y les preguntaron qué era eso.—Mariano y Aurelia fueron a traer agua. Los dos estaban adentro y una culebra los tapo con una tarraya.

 

—Seguramente algo hicieron ellos, porque nosotros trabajamos y pedimos permiso al pozo. Cuando empezamos a tomar agua de ahí matamos guajolotes, quemamos copal e hicimos un rosario.

 

Los ancianos estaban insistiendo a Mariano y Aurelia que dijeran la verdad. —Nosotros estábamos llenando nuestros cántaros, pero nos quedamos adentro y llegaron los niños y los señores. No hicimos nada, sólo estábamos llenando nuestro cántaro. —Hay que ponerles un castigo hasta que digan la verdad. Hay que llamar a todos los del pueblo a ver qué dicen. Esa vez había castigos severos. Pusieron una grilla a cada quien. Esa grilla se la ponían en los pies para que no se movieran. Se quedaron toda una noche. Al amanecer se reunieron todos para saber si los muchachos iban a decir la verdad. Les volvieron a preguntar qué habían hecho, pero dijeron que no estaban haciendo nada. Les volvieron a poner en el mismo lugar otra noche. En la mañana les volvieron a hacer la misma pregunta, pero ellos no decían la verdad, por eso los abuelitos se enojaron. —Si no dicen la verdad, díganle a los jueces que vayan a buscar dos horcones y mecates bien macizos, para que mañana que les pregunten los colguemos para ver si con eso dicen la verdad. Pusieron los palos y la gasa, y al amanecer mandaron a traer a los muchachos.

 

Los pusieron debajo del horcón. Mariano dijo: —Aurelia fue a traerme a mi casa. Entonces los ancianos dijeron: —Aurelia va ser quien se amarre primero. —Ese Mariano me agarró y me acostó en la piedra, él me estaba agarrando cuando la culebra gritó y cerró la cueva con una tarraya; pero nosotros tenemos ya un buen tiempo de estar comprometidos, no es de ahora.

 

Entonces dejaron en libertad a los muchachos, pero los abuelos destruyeron el pozo. Luego, como castigo, los pusieron a limpiar el camino y a escarbar un nuevo pozo al cual llamaron kyaaw ndzi’b kyeer. Pasaron seis meses y Mariano y Aurelia desaparecieron. Los fueron a buscar hasta Santa Cruz. Esa gente dijo que no habían visto a nadie. Pasaron tres semanas y un señor se fue al pozo a traer agua. Ahí estaban Mariano y Aurelia: — ¿Viene a traer agua?—Sí. Sus padres están muy preocupados por ustedes. Los están buscando. Ya fueron a Santa Cruz a buscarlos y no los encontraron. —No fuimos ahí. El dueño del pozo nos fue a traer en la noche y nosotros vivimos adentro del pozo porque cometimos un error. El dueño nos mandó a avisarles a ustedes que ya no pueden beber agua de este pozo. Ya no hay permiso para tomar agua; ya no puede estar el pueblo acá. Mejor vayan a avisar al municipio que ya no puede seguir aquí el pueblo.

 

Estaban platicando, cuando de repente desparecieron. Se los llevó el encanto. El señor llevó la noticia al municipio y dijo: — ¿Cómo hacemos, ya construimos nuestras casas? El abuelo más viejo dijo: —Vamos abajo, parece que ahí está un lugar más bonito y más bueno. Hay que ir a ver y vamos a citar a tres ancianos a ver qué sueñan. Bajaron ahí en el lugar indicado y se durmieron.19 A la mañana siguiente contaron lo que habían soñado. Uno dijo: —Yo soñé que tenía mucho piojo en la cabeza y en mis pies. —Eso quiere decir que habrá gente en este lugar. El segundo soñó que tenía un saco de mazorca debajo de la cabeza, como almohada. Los otros dijeron que eso era pura vida y que el pueblo sería grande. El tercero soñó que sus pies tenían muchos gusanos y que escurrían de todo su cuerpo. Los otros dijeron que el pueblo iba a crecer rápido.

 

Después de que fueron con la autoridad a contar lo que habían soñado mandaron a otras tres personas a soñar nuevamente. Entonces fueron otras tres personas a dormirse en el lugar donde está la escuela primaria. Se durmieron con sus petates. Al otro día llegaron al municipio y dijeron: —Yo soñé que había mucha milpa buena y eso era la pura vida.

 

El segundo anciano soñó que llegó una abuelita con siete gallinas chicas. Eso significaba que iban a abundar las personas.21 El tercero dijo: —Yo soñé que llegó una persona con un saco de monedas y me dijo “todo esto es tuyo” y vació todo el dinero y se fue. Luego fueron otras tres personas a dormirse en donde está la iglesia actual.

 

 Al amanecer cada uno de ellos dijo lo que soñó. El primero soñó que gallinas, gallos y guajolotes llegaron donde está la iglesia, y todos esos animales eran cosas buenas porque abundan. El segundo soñó que llegó una banda de cotorros y una banda de loros, eso significaba que en ese lugar se iba realizar la misa. El otro anciano soñó que llegó una banda de palomas de diferentes colores, eso significaba que en ese lugar habría santos y además habría rezos; todos esos sueños eran puras cosas buenas. Entonces dijeron todas las personas: —Vamos a rozar ese lugar para fundar el pueblo. Hay que componerlo y así hay que ponernos de acuerdo con cuánto vamos a sembrar. De ese modo empezaron a componer el lugar. Trabajaron hasta hacer sus casas. Una a una hasta que todos tuvieron la suya. También construyeron la iglesia de zacate, que estaba en donde está la escuela primaria ahora. Pusieron un municipio. Fueron a traer a Santiago, un santo chiquito; después hicieron ese santo que está ahora.

 

Colocaron el altar del santo en el mes de abril, luego construyeron una iglesia dura. Tardaron 10 años en la construcción, luego se hizo la campana grande aquí mismo, por eso fueron a traer fierro y la construyeron en el lugar donde está la escuela primaria. Cuando se terminó la llevaron a la iglesia, sonaba muy bonito. El sonido se llegaba a escuchar hasta Coixtepec.


Publicado el: 2018-09-18
A las: 13:04:27